Las plumas de las almohadas

las plumas de las almohadasRelata un cuento folklórico de Israel que un hombre se molestó un día con un rabino y se puso a contar sobre él toda clase de historias malévolas que, por supuesto, eran falsas.
Poco después se arrepintió de lo que había hecho y se presentó ante el rabino a pedirle perdón.
-Quiero que me diga, rabí, -preguntó el calumniador-, ¿cómo puedo enmendarme?
El rabino suspiró y dijo:
-Toma dos almohadas, ve a la plaza pública y ábrelas allí. Agítalas al aire y después regresa.
El calumniador fue corriendo a su casa, tomó dos almo-hadas y un cuchillo y, siguiendo las indicaciones del rabino, fue a la plaza, abrió las almohadas y sacudió su contenido al aire.
Luego volvió a la casa del rabino y le dijo:
-Ya hice lo que me ordenó, rabí.
-Muy bien -asintió el rabino con una sonrisa-. Ahora, para que veas cuánto daño se hace con las calumnias, ve de vuelta a la plaza y recoge todas las plumas de las almohadas.
-Pero -protestó el calumniador-, sabes que eso es imposible, rabí.
-También es imposible recoger las calumnias -le indicó entonces el rabino.

Feliz inicio de semana.

Esta entrada fue publicada en El Colibrí. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las plumas de las almohadas

  1. try here dijo:

    I simply want to tell you that I am newbie to blogging and site-building and definitely liked your web-site. Most likely I’m going to bookmark your blog post . You surely come with very good stories. Many thanks for revealing your web page.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>